viernes, 9 de enero de 2009

Daguerrochat - Capitulo 6

AlbaClara se sentó delante del pc, se sentía mas bella que nunca, llevaba la cadenita de oro blanco con un brillantito que le había regalado Batiste.

Deseaba demostrarle todo el amor que sentía por el. Estaba tiernita y se lo iba a comer a besos. No sabía como expresar la felicidad que se le escapaba del alma.

AlbaClara: hola, mi vida
Batiste: Mi niña, lo siento mucho.
AlbaClara: mi amor, que te pasa?
Batiste: Mecagontoloquesemeneaaaaaaaaa!!!!!
AlbaClara: no me asustes, que pasa?
Batiste: Cariño, lo siento mucho, te juro que no imaginé que iba a suceder eso.
AlbaClara: pero que ha pasado?
Batiste: Te compraré otro, no te preocupes.
AlbaClara: no te entiendo, que pasa ?
Batiste: Una vieja gorda asquerosa se ha llevado tu regalo!
Batiste: MECAGONTOOOOOOOOOOO

La cadenita se transformó en dos garras que lentamente la estaban estrangulando, no podía respirar. De las entrañas empezó a subir un calor que le quemaba el pecho. No podía ni tragar saliva, estaba temblando. Un grito animal se ahogaba dentro de ella. La cabeza le iba a explotar. Taquicardia. No podía teclear, las manos estaban heladas. Su cerebro no coordinaba los movimientos. Lloraba, se sorbía los mocos, se los secaba con la manga y seguía leyendo la pantalla, una y otra vez la misma frase.

Batiste: Niña
Batiste: Me lees?
Batiste: Cielo, estas ahí?
Batiste: Mi chiquitina, no te preocupes, te comprare otro y lo haré mejor.
Batiste: Saquito de huesos, vida mía, estas triste?
Batiste: Estas?
Batiste: Saquito...
AlbaClara: tengo que cerrar

Amalia apagó el pc. Se encerró en el baño y siguió llorando varias horas. Decidió que AlbaClara tenía que desaparecer. Las mentiras acaban haciendo daño y el dolor era real, visceral. Había sido una estupida. Estaba casada con una buena persona. Tenia dos hijos mayores. Había aprendido la lección. Ella no era así, no era una zorra. Estaba loca, enferma. Confundir la realidad con la ficción. Ella no tenía 28 años, tenía 55 y estaba vieja, gorda y cansada. El tenía 30, la edad de su hijo. Había sido una locura. Se había acabado este juego.
Basta.
Punto.
Fin.
AlbaClara murió esa misma noche...

La casa estaba en silencio, solo se oía el ronroneo del pc...

www.chat.es... introduzca su nick... Amanecer28... clic...


FIN

5 comentarios:

Anónimo dijo...

como la vida misma...cuantas veces le habra pasado esto a nuestros niks, espero que no muchas, porque si no la mentira ocuparía nuestras vidas, y no quiero creer eso, no puedo creer eso....

Caminante dijo...

ais... sin palabras me dejas y encima ese final abierto. ¿Era la misma mujer?

Anónimo dijo...

Tan bien escrito que parece que lo he vivido yo. Esto es tan real como que el chat existe. Me ha encantado. Habrá mas? ....

Anónimo dijo...

Quien mas y quien menos, todos tenemos algún nick muerto a nuestras espaldas; por diferentes motivos, no siempre a causa de la mentira. A veces del malentendido, del agobio o de ver cuan incompatible puede ser nuestra vida, dentro y fuera de una sala de chat. En este mundo virtual el ritual de el suicidio suele ejecutarse en forma de "click"... TDS.

Cris dijo...

Joder, Ness.... me has erizado los vellos.... una historia que bien sabemos lo real que puede ser.... anque tras un nick estamos NOSOTROS, bien es cierto que nos podemos reinventar cada día si queremos.... o no.... yo, por ejemplo, tengo algo de todos los nicks que he usado, por que siempre procuro ser yo, la que se funde con Cris.... En fn, que me ha encantado.... gracias!