martes, 3 de febrero de 2009

Sin titulo - Capitulo 5

Sabado 20:00

Estoy en el Piano Bar de ayer.
Carmen se ha ido a la fiesta de cumpleaños de su tia Amparo.

Ya me ha mandado seis sms. Dice que me tranquilice, que en cuanto sople las velas acompaña a su madre a casa y viene a buscarme!
Que pesada! Estoy bien. No he estado mejor en mi vida...

Esto de estar sentada en la barra es incomodo. Os juro que es una empresa dificil el adoptar una postura relajada, natural y elegante mientras intentas aguantar el equilibrio y el pie resbala en esa barrita de acero.

Las piernas cruzadas.... y no me llameis infantil, pero me he puesto una falda negra, no demasiado corta, pero si lo bastante para que ahora, aqui sentada, quede al descubierto medio muslo. Medias negras y lenceria de seda... zapatos de tacon...
No tengo nada que envidiar a una mujer de treinta años, me lo dicen las miradas de los hombres.

El camarero me sirve otra copa de cava, me invitan los señores que estan al fondo de la barra.

Les miro, tomo la copa y sonrio.
Se acercan y empezamos a hablar...
Me estoy comportando como una idiota y la verdad es que no me importa en absoluto.

Uno de ellos tiene que hacer una llamada y se aleja.

Creo que le deja el “campo” libre al jovencito.
Si, asi es, no me equivoco. Cuando regresa dice que le ha salido un compromiso y tiene que dejarnos.

Nos saluda con el ritual completo:

“Ha sido un placer”
“Encantada”
“Te llamo mañana”

Finalmente solos. El jovencito y yo... y ahora?

Javier, asi se llama, hace un gesto al camarero, otra ronda.

“La ultima y nos vamos a comer algo?

“¿Tienes hambre?”

“Esto... si... no... no te apetece cenar?”

“Me apetece otra cosa.”

“Si, no, si a mi tambien, pero era por... esto... lo que tu quieras.”

“Vamos”

“¿A donde?”

“A la cama”

Pobrecillo. Creo que esta acostumbrado a “trabajarse” las chicas... esto de que se lo den masticado le ha dejado un poco K.O.

No hablamos, no hay mucho que decir.

Pide la cuenta, firma y nos dirigimos a los ascensores.
Apago el movil.

Apoya su mano en mi cadera, si bajase un poco mas su mano seria una escena igual a la de Carlos y Rosa.

Que les den!

2 comentarios:

Epígrafe dijo...

Me genera mucha envidia por no estar en su lugar y por guiar esa mano ...
I M P R E S I O N A N T E ... Y ya sabes, me carcome la ansiedad ante un nuevo capítulo ...
Besos

Anónimo dijo...

madre míaaaaaaaaa............
Idhun